miércoles, 20 de enero de 2016

Balas

Hay balas que atraviesan
y otras que solo juegan a ser un juego.
Las de mi cabeza solo juegan
con mis pensamientos,
que queman
hasta volverse agujeros
en los que te guardan y atrincheran.

A ti,
que te adheriste a mi vida
para convertirte en la cura de mi herida,
pero también en las balas de mi endeble corazón,
que atraviesan mi cabeza
por no poder atenerme algún día
a tu presencia.

Los daños son irreversibles,
e inexorable la idea de poder perderte,
y es que prefiero que dispares
me quemes, me atravieses, me mates,
antes que vivir una vida
sin tus caricias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario